PARIS - BREST - PARIS (1230 km)


PARIS 16-18 Agosto 2015

ALLEZ, ALLEZ, ALLEZ



PROLEGÓMENOS:

Cuando hace dos años acompañé desde la salida unos pocos kilómetros a los participantes de la Madrid-Gijon-Madrid (también 1200km) fue cuando me decidí a probar el mundo de la larga distancia. Ahí fue cuando me dije que la próxima edición me apuntaría. Como es cada cuatro años y entre medias está la madre de todas las superbrevets, pues que mejor que ponerme como objetivo para este año hacer la Paris-Brest-Paris que cumple la 18th edición. Dicho y hecho.

La París Brest París es una de las pruebas cicloturistas de larga distancia más dura del mundo. Se celebró por primera vez en 1891 como una competición de 1200 kms, pero desde 1931 se ha convertido en una participación masiva de randonneurs. Consiste en completar el recorrido de París a Brest, y volver a París (1200 kms), en menos de 90 horas. Está abierto a todos los ciclistas que no sean profesionales, y para participar es requisito indispensable haber completado en el mismo año una serie de brevets de 200, 300, 400, y 600 kms. Se celebra cada cuatro años. En la del 2011 participaron 5004 participantes, de los cuales 4062 finalizaron. Este año ha habido cerca de 6500 participantes, representando a mas de 70 paises.



En 2014 hice 3 brevets (200, 300 y 400) que daban opción a poder inscribirse antes de la apertura oficial de inscripciones. Pero para poder inscribirse hay que completar en el 2015 al menos 4 brevets (200, 300, 400 y 600). Todas ellas las pude realizar sin contratiempos y además tuve la oportunidad de conocer a la gente de este mundillo y que también harían la PBP.

Después de haber completado las brevets obligatorias me sentía cómodo y confiado y siempre he tenido la sensación de que los 1200 no me supondrían un reto difícil. Con un poco de cabeza y sabiendo dosificar, hacer las paradas necesarias, comer y beber lo suficiente y dormir lo necesario, estaría resuelto. Pues bien, me falló la cabeza….

La ruta parte de Saint-Quentin-en-Yvelines,  al oeste de París, muy cerca de Versalles. En total son 1230 km con un desnivel acumulado de unos 9200m. Se va hacia el oeste hasta llegar a  Brest (mitad de camino) y se vuelve prácticamente por el mismo sitio a excepción de algún bucle alternativo.

En general el tiempo máximo para completarla es de 90h, aunque también hay otras dos modalidades en las que puedes elegir el tiempo máximo de 80h y 84h. Al ser la primera vez y desconocer como podía hacerlo, opté por elegir las 90h, aunque la idea era terminarla entre 66 y 70 horas.




Durante la marcha hay que ir sellando el libro de ruta en cada punto de control oficial, (14 contando la salida y llegada) y además ponen un par de ellos secretos por si algún avispaillo (que los habrá), quiere acortar de alguna manera.

La inscripción no es cara, 115€, pero no están incluidos los avituallamientos durante la ruta y menos mal que son precios especiales porque con el precio que tienen los franceses se nos habría ido un pico.

Aparte por supuesto está el vuelo, la estancia, taxis, o coche de alquiler etc. Despues de echar cuentas y haber estado 10 días en total, me ha salido por unos 1200€, casi a euro el kilometro.

El viaje le hice en avión con Jose Carlos y Esther dos amigos que me acompañaron antes y después de la prueba, sin embargo la bici la embarqué con los amigos del club Pueblo Nuevo, que el jueves día 13 por la noche partieron en furgonetas y hubo sitio para poder meter alguna mas.


Tengo que agradecer a Emilio el ofrecimiento, y a Ivan y a Victor que me cuidaron la bici tanto a la ido como a la vuelta. Creo que la próxima vez, “que habrá próxima vez", me la llevaré conmigo para evitar molestar a otra gente y también el engorro de recogerla y llevarla varias veces.

Pues bien, volamos ruimbo a París el viernes día 14 por la tarde y cuando llegamos al hotel está diluviando. Mal empezamos. El sábado amanece algo mejor pero hace fresco, aunque parece que la tendencia es de ir mejorando los próximos días. Crucemos los dedos.


PREPARATIVOS:

El sabado por la mañana vamos a recoger la bici al hotel donde están los de Pueblo Nuevo y luego por la tarde, lo dedicamos a ir al velódromo de Saint-Quentin-en-Yvelines a hacer todos los tramites necesarios. El velódromo es espectacular.



Lo primero que hay que hacer es el chequeo de la bici y accesorios para comprobar que llevas las luces adecuadas, no están sueltas, tienen algún modo de no parpadeo, etc. Todo ello es llevado a cabo por los voluntarios, normalmente gentemayor, a los que hay que agradecer la amabilidad y el haber estado día y noche en su puesto. La organización “Chapeau”.




Una vez pasado el control, entramos al recinto del velódromo a recoger el dorsal, chaleco, libro de ruta, medalla conmemorativa, etc.



Tengo el dorsal M072. La M no es la inicial del apellido, sino del grupo o cajón en el que tendré que salir. Hay desde la A hasta la Z.


El iibro de ruta te lo facilitan en una bolsita para colgártela del cuello y que siempre puedas llevar encima, pues lo necesitas para sellar en cada punto de control.


En la inscripción va incluido un chaleco con el logo de la PBP. Llevaba otro algo mas ligero pero ya que me dieron este, le llevé durante la ruta. Es obligatorio en condiciones de baja visibilidad. Si no le llevas te pueden sancionar con 2h de penalización.



Una vez recogido todo lo necesario, cogemos la bici y vamos a cenar con Victor Blanco (de Azuqueca) cerca de su hotel. El domingo por la mañana aprovechamos para visitar Versalles. Imposible pasar al palacio con la cola que hay. Nos conformamos con dar una vuelta por los alrededores. Hay bastante ambientillo. Ya aprovechamos para comer por allí antes de prepararme definitivamente para la prueba.


No podía faltar la pasta ni por supuesto una cervecita. Claro que al precio que están es para pensárselo.


Pues ahora, ¡ alea jacta est !. Ya no hay vuelta atras. Nos vamos al hotel y me preparo para la salida. Sobre la indumentaria, alimentación y cosas a llevar en la bici, no me complico mucho. Indumentaria corta de DESAM, manguitos, perneras y chaqueta de entretiempo. Chubasquero y chaleco. Unos guantes largos y gafas para la noche. Eso es todo, que no es poco, porque solo llevo una mochila pequeña en la espalda. Ademas me llevo un pantalón de deporte para la noche que duerma.

De alimentación, 8 barritas y otros tantos geles. Pastillas Isostar para el bidón. La idea es aprovechar los puntos de control para comer allí y usar solo las barritas y geles en tramos intermedios si es necesario. En la bici 2 bidones de 750ml y una bolsa no muy grande sobre la barra horizontal pegada a la dirección.

Y del tema luces, llevo 2 focos delanteros Knog blinder y uno trasero recargables via USB. Ademas llevo las linternas Spiderfire para el manillar y la Trustfire para el casco con 6 pilas de repuesto. Tambien llevo un piloto trasero Knog mas simple para usarlo al principo con la idea no molestar demasiado a los que vienen detrás.

Ademas de todo eso, tres cámaras de repuesto, herramienta multiuso, los cables y enchufe para recargas y por supuesto el GPS con la ruta cargada.

Pues con todo ello preparado, me llevan Jose Carlos y Esther en coche hasta la salida donde ya están entrando en los boxes previos al cajón de salida los de mi grupo M. Son las 18h. Me quedan solo 45 minutos para salir. Buen momento el de la espera para ver toda clase de bicis que van a hacer la prueba. Las hay reclinadas de todo tipo.



Tandems de dos y de tres...





Elípticas..



Bicis y atuendos Vintage. Una cosa curiosa es que no es obligatorio el uso del casco. Solo recomendable.


Y los bolidos ya son la leche. Vaya diseños chulos.



Algunos incluso con capota para la lluvia.



Este yo creo que no participó con esa bici, pero no me extrañaría.



LA PRUEBA:

Ya estoy en capilla. Repaso el plan a seguir:  Intentar alcanzar a Victor que sale una hora antes y esperar a que me alcancen  Javi y Alex (de los Rodriguez Magro) que salen media hora despues, para ver si puedo ir con ellos. Eso debería pasar más o menos alrededor del kilómetro 300. LLegar a Brest, dormir 4 o 5 horitas y volver a Paris. Es decir de las 3 noches solo dormir la segunda. Además, parar en todos los controles y dedicar tiempo suficiente a comer y beber en condiciones y a estirar y descansar. La idea es terminar entre 66 y 70 horas.

Dan paso al grupo M para que situarnos en el cajón de salida y no tengo prisa por colocarme de los primeros, que esto es muy largo. Aprovecho para hacerme la foto antes de la salida.



Calculo que seremos unos 300 por cajón mas o menos. El ambiente en la salida es espectacular, muchísima gente animando, pantalla gigante con video en directo, música, cuenta atrás, que mas se puede pedir.



Con cada grupo hay una serie de motos de la organización que encabezan el pelotón hasta que se sale completamente de Saint Quentin, mas o menos unos 15 o 20 kilómetros.



18:45 del domingo. Emmmmpieza la fiesta…..

Como he salido de los últimos, voy adelantando posiciones poco a poco. Tanta expectacion y toda esa gente en las aceras animando se te pone la piel de gallina. La mayoría de los participantes salen bastante despacio, se nota que hay respeto a la distancia. Yo me voy encendiendo y adelanto muchas posiciones. Vamos callejeando hasta que salimos ya a una carretera hacia las afueras. Veo la cabeza delo grupo M a unos 500 metros. Me fuerzo para intentar llegar a ellos antes de que se vayan las motos y lo consigo después de darme un buen calentón. Pero, joder, que esto no debía ser asi. Pienso, "bueno, todo lo que adelante, eso que tengo ganado". De momento voy bien.

Ya que el primer control donde voy a comer algo está en el km 220, hay que comer algo antes.


Empezamos a coger gente del grupo anterior, el L. Es un  continuo chorreo de gente a lo largo de muchos kilómetros. Me engancho con un par de ciclistas que llevan muy buen ritmo y nos entendemos bien en los relevos. Pasamos y pasamos a mucha gente. Empezamos a ver gente de los grupos K y J. Esto es genial, como sigamos asi, cogemos al grupo A que salió a las 4, jajaja.

Empieza a oscurecer y como no llevaba puesto el chaleco, una moto de la organización me avisa de que me lo ponga. Vaya!!! Ahora perderé el trio. Que se le va a hacer. Me paro en un cruce, aprovecho para hacer un pis, me pongo el chaleco y sigo adelante.


Va cayendo la noche pero la temperatura es muy buena, no hacen falta ni manguitos. Ahora la imagen de la carretera con una hilera de luces rojas que se pierden a lo lejos es espectacular.


Algunas de ellas son bastante potentes y molestan si vas detrás, asi que  hay que acelerar para quitármelas de en medio. Me pico con uno en algún repecho y abuso de desarrollo utilizando el plato grande. Quizas me está pasando, pero de momento me lo estoy pasando pipa. Es divertido ir dando caza y adelantando a todos los grupos de luces rojas.

Asi llego a MORTAGNE-AU-PERCHE  (Km 140). Punto de avituallamiento pero que no es obligatorio parar, no hay control de sellado. Simplemente relleno los bidones de agua y sigo la ruta.

Quedan 80 kms hasta el primer control y llevo 32km/h de media. Eso me anima a seguir fuerte para que no baje la media y sigo adelantando grupos. Ya veo incluso alguno perteneciente al grupo G que han salido 1h15’ antes que yo. La oscuridad impide ver el desnivel del terreno pero las piernas dicen que llevamos subiendo un buen rato. No son desniveles fuertes pero de vez en cuando hay algún repecho mantenido al 5 o a 6 %.

En uno de los adelantamiento de grupos, oigo a alguien que dice, "Eh, que pasa, que no saludas?".  Coño! Si es Victor. No le habia visto, pero es que no pensaba que le pudiese haber alcanzado ya. Ahora seguimos juntos mas o menos con el mismo plan.

Llegamos al primer control.  VILLAINES-la-JUHEL  (Km 220). Son las 2:32 de la mañana. Llevo ya casi 8 horas pedaleando. Parada obligatoria para sellar, rellenar bidones  y tomar un chocolate y un par de napolitanas de chocolate. Que ricos!!. Tardamos más de lo deseado ya que hay que esperar cola para el chocolate. En fin… tampoco hay prisa.



En la reanudación me pongo los manguitos, pero a las primeras de cambio, en cuanto entramos en calor, me los bajo, apenas hace frio. Sin embargo empiezo a notar molestias en las rodilla izquierda. Nunca me había pasado. Me pongo de pie sobre los pedales y me duele al apretar. Espero que sea solo una molestia temporal, pero según avanzan los kilómetros veo que no desaparece el dolor, incluso parece que va a más. Le digo a Victor que creo que la he cagao y me he pasado de vueltas en los primeros 200 km. Aflojamos un poco el ritmo y seguimos. Miedo me da cuando tenga que parar y luego inicie en frio. No quiero pensar mucho en ello asi que vamos charlando y hablando de otras cosas. De vez en cuando nos quedamos detrás de algún grupo a rueda. Se acabó el pasar a gente…. De momento…


Con esta situación va pasando la noche y pronto empieza a clarear por el horizonte. Nos estamos acercando al 2º control.

Llegamos a FOUGERES  (Km 309) a las 6:35. Aquí, me apetece un bocata y una cerveza. La verdad que no son horas para una cerveza pero bueno, tampoco son horas de estar dando pedales, jajaja.

Al rato vemos llegar al control a Javi y Alex del club Rodriguez Magro que han hecho varios brevets con nosotros y van como un tiro. Se juntan con nosotros a tomar algo y con la idea de seguir juntos hasta el siguiente control.


Aunque la primera noche la mayoría de la gente no duerme o espera bastante hasta descansar un rato, ya se ven algunos que no quieren esperar.


Continuamos la marcha, ya ha amanecido. Hay que cambiar de gafas. De momento estamos teniendo mucha suerte con el tiempo. En el 2007 estuvo lloviendo todos los días. No quiero ni imaginármelo.

En este tramo Alex y Javi, aflojan un poco su ritmo y nos acompañan hasta Tinteniac. Intento entrar a relevos pero veo que no puedo forzar. Para mas INRI el nucleo me empieza a fallar y no puedo dejar de dar pedales en las bajadas porque hace un ruido infernal y no quiero estropearlo del todo. A ver si en el siguiente control lo puedo arreglar.


Entre que no me puedo poner de pie y que no puedo dejar de pedalear, el culo esta sufriendo mas de habitual y tengo que ir cambiando constantemente de posición.

Llegamos al tercer control, TINTENIAC  (Km 363) el lunes a las 9:27. Aquí otro bocata, una coca-cola y un par de platanos.


Victor me da un Ibuprofreno para ver si me alivia el dolor de rodilla. No veo que haya servicio mecánico asi que tendré que esperar hasta el siguiente control, pero hay 81 km.

Continuamos juntos pero en cualquier repecho Javi y Alex se van y no quiero que estén esperando, asi que en pocos kilómetros, aprovechando la pesadez de un tio que tenia la misma bici que Victor, se pican con él y le dejan tirado. Ya no les volveríamos a ver, al menos yo. Seguimos juntos Victor y yo. Casi todo el rato a cola de un pequeño grupo.

El Ibuprofreno ha hecho efecto y parece que me molesta menos, asi que hay que ir avanzando todo lo que se pueda.



Este tramo se me hace especialmente largo. Ademas me está entrando hambre. Apenas he utilizado los geles y barritas hasta ahora. Solo un par de barritas en los primeros 220 km.

Por fin llegamos al cuarto control, LOUDEAC  (Km 448) a las 13:09. Hacemos parada larga. Comemos, descansamos un poco, voy al servicio médico para que me den otro ibuprofeno y no gastar los de Victor y también aprovecho para arreglar el núcleo del cassete. Menos mal que apenas había gente esperando. Me cobran 9€ por limpiarle pero gracias a eso ya pude al menos dejar de pedalear sin riesgo a cargarme el núcleo.





Me da la impresión de que he sobrecargado la rodilla izquierda y tengo tendinitis. Concretamente en la parte interior, en el punto de inserción de los dos tendones en la tibia.


Pero aunque me duele al pedalear no quiero quejarme mucho, ya que recuerdo cuando adelanté ayer a este participante, que no tenia piernas. Vaya huevos!!! Y yo me voy a quejar por una tendinitis. Ni hablar. A seguir “palante”



Este tramo se nos da especialmente bien. La comida, el descanso, el otro analgésico y el núcleo arreglado me han sentado bien y puedo ir con Victor adelantando a grupitos y dándole relevos. Ademas sabiendo que son solo unos 45 km de nada, se nos pasa volando y llegamos al siguiente punto, SAINT NICOLAS-du-PELEM  (Km 493) a las 16:24, donde nos sorprenden  con un control secreto, es decir que no figuraba en los controles oficiales.



No obstante teníamos intención de parar asÍ que no nos causa ningún trastorno. Aquí es donde nos zampamos dos trozos de pastel de manzana que está buenísimo. Me quedo incluso con ganas de repetir. Sin demorarnos mucho mas, emprendemos de nuevo la marcha. La rodilla va dando tregua pero el culo va dando por … ... eso mismo.

Seguimos Victor y yo con la misma tónica, dándonos relevos sin ser un ritmo exigente pero alcanzando unidades y sobrepasándolas.

A lo largo de la ruta se van viendo los diferentes tipos de bicicletas que participan. Unos muy peculiares eran estos de tándem reclinado y opuesto, aunque imagino que tiene otro nombre. Muy curioso.




Lo malo es que no sabes si van para adelante o para atrás, :-)



La primera media hora después de cada parada voy bien pero a partir de ahí empiezan las molestias. Va a ser cuestión de ir parando mas veces, pero tengo ganas ya de llegar a Brest, mitad de camino para dormir algo y descansar. LLevo ya casi 22 horas. Se me hacen largos los últimos kilómetros hasta llegar al quinto control, que como es habitual hay mucha expectación.


Alcanzamos CARHAIX-PLOUGUER  (Km 526) a las 17:58. Casi todos los puntos de control tienen puestas las banderas de todos los países que participan en la prueba. Una vez mas tengo que decir que la organización es excelente.


Vuelvo a visitar el servicio médico. Se empieza a convertir en visita obligada. Me dan Paracetamol, que a la postre no me hizo apenas efecto. Comemos algo, descansamos un poco y retomamos hacia Brest, donde pensamos parar a dormir. Nos quedan 89km pero posiblemente haya que parar en algún punto intermedio a descansar algo.

A partir de aquí, nos espera el único puerto “largo” que hay en toda la ruta. Bueno, a la vuelta nos espera el mismo, evidentemente. Son casi 15 kilómetros de terreno de progesiva subida aunque con algún descanso. No tiene demasiado desnivel y las rampas máximas son del 7% pero a estas alturas ya castiga cualquier tachuela.

Empiezo a no dar relevos a Victor e incluso aflojamos el ritmo y nos coge gente que habiamos adelantado anteriormente. A pocos metros de la cima paramos, nos abrigamos para la bajada y nos colocamos el chaleco reflectante ya que en breve empezará a anochecer.

La idea es parar a unos 35km de Brest, pero el grupo en el que vamos no tiene pinta de parar, asi que le digo a Victor que casi mejor seguimos directos a Brest, porque lo mismo la parada me viene peor. Ya voy viendo las estrellas por momentos.


Los 15 ultimos kms de este tramo se me hacen insufribles. Empiezo a contemplar la posibilidad de no continuar si sigo con estas molestias. Antes de llegar a Brest hay que cruzar el Puente Albert-Louppe que va paralelo al mas llamativo Puente Iroise cruzando ambos el rio L’Elorn.



No tengo fuerzas ni ganas de parar y hacer una foto. Por mi cabeza se cruzan pensamientos sobre como volver a Paris en caso de que no pueda continuar. Antes de llegar al punto de control hay un par de cuestas que su pu.. madre. 

Lo siento, pero casi no puedo ni continuar. Victor incluso me va empujando en una de ellas. Me fastidia que tenga que ir esperándome y que esté condicionado por mí. Le digo que siga él, que necesito parar porque el dolor sobre todo del culo es muy molesto. Debo tener ampollas y heridas.

Llego a BREST 8 minutos despues que Victor. (Km 614). Son las diez y media de la noche. Han pasado casi 28 horas desde que salí de París. 

El de la foto no soy yo, pero podía ser perfectamente. Me planteo que si después de dormir unas horas, al levantarme no estoy mejor se acaba mi primera participación en la BPB con todo el dolor de mi corazón.



La cena me sienta bien, pero luego tardamos bastante hasta que nos dan una cama. Por 4€ tienes posibilidad de dormir en una habitación con dos camas. Para mi, esto es como un hotel de 5 estrellas. Ademas de la cama tienes servicio de despertador, te llaman a la hora que les digas.

En unos puntos de control hay camas y en otros había colchonetas o tumbonas. Eso si, a compartir olores, ruidos, etc. Aunque yo creo que con el cansancio nadie se entera.



Al menos hemos conseguido cama, ya que otros o llegaron mas tarde o no se quisieron gastar los 4€ o esperar disponibilidad. Eso si, o duermes sobre suelo duro...



O sobre suelo blando pero exponiéndote al frio y a la humedad de la noche.



Al no haber dos camas libres en una misma habitación, nos dan habitaciones distintas, asi que entre unas cosas y otras cuando nos separamos no nos da tiempo ni a despedirnos. Y digo despedirnos porque el iba a dormir 4 horas, levantándose a las 04:00 am, pero yo necesitaba mas y dije que me llamasen a las 6am. La vuelta a Paris en caso de hacerla la haría sin nadie conocido.

Lo que daría mañana por tener una almohada como sillín!!!!!.



Empiezo durmiendo con un belga con antifaz y me despierto 6 horas mas tarde con un japonés envuelto en un saco. Que cosas!!!  Camas por horas…

Cuando me llaman a las seis, “Monsieur, monsieur , il est six heures”, llega el momento de la verdad, de la decisión crucial, seguir o abandonar.

Bueno, pues A PRIORI, BUENAS NOTICIAS, parece que los analgésicos, el masaje de por la noche y sobre todo el descanso me han venido bien. Aunque sigo con molestias, pero no son suficientes como para abandonar una prueba como esta, al menos de momento, asi que me levanto y me preparo para el retorno. Aun no ha amanecido y hay algo de niebla. Me abrigo, me como una barrita y salgo en modo superviviente vuelta a Paris. Próxima estación, el punto de control de Carhaix a 89km, con el puerto por delante. Piano, piano.



Según va amaneciendo, se incrementan los bancos de niebla. En el camino ahora de vuelta te vas encontrando con el resto de la gente que aun va de ida.


En la subida al puerto voy con mi mantra particular, repitiéndome que esto es cuestión de paciencia y que km a km sin pensar en otra cosa, la idea es acabar, independientemente del tiempo.

Corono el puerto y la bajada larga me permite descansar mis ya de por si perjudicadas posaderas hasta llegar al siguiente destino , CARHAIX- PLOUGUER  (Km 698) a las 10:52. Aprovecho aquí para desayunar tranquilamente y para comprar en una farmacia los que serían mis aliados a partir de ahora. Ibuprofeno, crema antiinflamatoria y pomada protectora y curativa para la zona de apoyo del sillín, por no decir … culo tantas veces.. :-)


En cada parada aprovecho para enviar algún wasap a todos los que me están siguiendo, que son muchos. La verdad que motiva bastante ver que los amigos se acuerdan de mi. Los Pikados, la Grupeta, el grupo Andorrano, el grupo DESAM, los corredores del ART, los amigos de Buitrago, los amigos de Alalpardo, los Tecnobiteros, Jose Carlos y Esther desde Paris, mi hijo desde casa, enseñando a mis padres por donde voy en cada momento, etc, etc. Muchas gracias a todos por los ánimos, realmente ayudan a sentirte mejor.

Todavia me sigo encontrando con gente que van hacia Brest. Les llevo casi 350 km de ventaja y ahora mi ritmo es mas bajo, asi que no se si estos van a acabar en 90 horas, lo dudo mucho.


Para recargar el GPS, el móvil y las luces me he traido unas baterías externas de 2600 y 5200 mAh respectivamente. En teoría tengo para recargar el móvil 3 veces, las luces una vez y el GPS 3 veces. La autonomía del GPS es de 13h y para que dure toda la ruta al menos tendría que cargarle 5 veces o incluso 6, asi que en breve seguramente se me agoten las baterías externas y tenga que recargarlas. Lo intentaré hacer esta noche cuando haga alguna parada mas larga para cenar. De momento sigo al tran tran. Me voy acostumbrando al dolor y lo que mas me cuesta es reiniciar en las paradas.

No hace ni 10km que he salido del anterior control cuando nos paran y nos desvian hacia otro control secreto. Joder, y yo que creia que la organizacion lo avisaba pero luego no hacía. Pues si. Me paran en MAEL-CARHAIX (Km 709) Control Secreto a las 12:05. Menos mal que apenas hay que sellar y nada mas. Reanudo camino a Paris.




Al llegar al punto de S’ NICOLAS-du-PELEM  (Km 734), aunque no es necesario parar ya que el control solo lo había en dirección a Brest, decido parar a descansar un poco. Creo que es el único sitio en que hice una foto con mi móvil.



El dia acompaña, la temperatura es excelente, no hay viento ni nubes, un día perfecto para pedalear, claro que en estas circunstancias no tanto.

Llego al control de LOUDEAC  (Km 780) a las 15:45. Parada para comer, pero esta vez intento que sea una parada mas corta. Quiero llegar a Fougéres antes de que se haga de noche. A ver si lo consigo. Asi, teniendo un objetivo a corto plazo me motivo mas.

A lo largo de la ruta hay muchos puntos en los que los vecinos se montan un pequeño avituallamiento y te animan a parar y que tomes algo. Agua, café, bizcocho, frutas, etc. Y todo por el placer de ayudar. Me quito el sombrero… Ah, que no tengo. Bueno pues Chapeau por ellos. :-)




Ahora ya son muchos los grupos que me pasan y no puedo ni siquiera engancharme. ¡¡ Como cambia el cuento !!. En el kilómetro 840 llegamos a Quedillac, punto de relleno de bidones y de comer algo pero como hace poco que he parado sigo hacia adelante.

Me pasa un grupo de 3 austriacos con unas patas tipo Cancellara. Van de cháchara pero su ritmo me viene bien, algo me ayudaran. Unos 20 kilometros antes de llegar al siguiente punto de control aceleran, se ponen en fila de a uno y trato de no soltarme. Diosssss, que potencia… en dos kilometros me tengo que soltar, no estoy para austriacos…..

LLego a TINTENIAC  (Km 865) a las 19:58. Un control mas, pero un control menos para la meta. Ufff que lejos lo veo todavía, me queda toda la noche y casi todo el día siguiente.



Aquí toca merendar. :-) Me pido un plato de pasta con pollo, una coca cola, y fruta. Después vuelvo a ponerme el chaleco, preparo las luces, coloco los manguitos a mano, y sigo hacia Fougères, que ya veo que no voy a llegar de día. Son casi las 20:30 cuando salgo.

En la mayoría de los puntos de control tienen instalados WC y además bastante bien mantenidos ya que los limpian con frecuencia. Otro punto a favor de la organización.



Empieza a caer la noche. Son 65km hasta Fougéres, pero se me hacen interminables. En un cruce con una autovía me equivoco y me meto en la misma. Cuando me doy cuenta llevo unos 200m y tengo que dar la vuelta en dirección contraria. Que peligro!!! Menos mal que no había mucho trafico.



Pasamos pueblos y pueblos dirección Fougéres pero éste se hace de rogar. No se me olvidan los últimos pueblos, ya que los incorporé en mi mantra particular, Bonne Fontaine, Sainte Anne, Villeneuve y por fin Fougères.

Es el km 919, control de FOUGÈRES  y son las 11:10 de noche. Ya no se ni lo que comer. Es mas, no recuerdo bien si cené algo o solo me tomé un par de cafés para aguantar la noche y algún dulce, ya que había cenado en el control anterior. La verdad que las opciones eran amplias.



Me dan unas tentaciones terribles de quedarme a dormir un rato, aunque sea en el suelo. Y es que el ambiente me contagia un poco.



Antes de que caiga en la tentación, salgo afuera, relleno los bidones, me pongo las perneras y la chaquetilla de entretiempo y me preparo mentalmente para la noche.

Un italiano me pregunta en un pésimo ingles, que si voy a salir ya, que se viene conmigo para no ir solo. Maldita sea, la verdad es que no me apetece llevar compañía. Se lía a hacerme preguntas que seguro que si me las pregunta en italiano le había entendido mejor. Vaya cacao que tenía el hombre. Al final se viene conmigo, pero en la primera cuesta se queda y eso que yo voy despacio. Me da un poco de pena, porque el hombre no quería ir solo, pero más despacio ya no puedo ir.

Voy siguiendo alguna luz roja que se ve a lo lejos sin embargo tardo bastante en acercarme. Por la noche, (ya es la tercera noche), hay bastante menos gente. Miro para atrás y está mas negro que el calcetín de un minero. Por delante se ven algunas luces rojas. No, no de esas que estáis pensando, no. Son las de otros locos que al menos me hacen sentir que no estoy solo. :-)



Hay alguna cuesta pestosa que no acaba nunca. Al llegar arriba, paro un momento, escucho el silencio de la noche y me parece oir música. No puede ser, estaré delirando.?? Pues si, se oye música y cada vez mas cerca. Al poco voy viendo aparecer un grupo de luces que se can acercando y al pasar junto a mi, observo que uno de ellos lleva puesta una musiquilla pegadiza y el resto le sigue a rueda. Me pasan a buen ritmo y se me cruzan los cables. Me subo deprisa a la bici y trato de alcanzarlos. Pero tu no tenias la rodilla mal??  Joder, me ha subido la adrenalina y con el calentón se me ha olvidado. Al menos estaría acompañado hasta que después de casi una hora detrás de ellos me descuelgo definitivamente.

Son las 3 y media de la mañana y decido hacer una pequeña parada al pasar por un pueblecito para descansar el culo y ponerme crema antinflamatoria en la rodilla. Al lado de donde paro, casi en la cuneta hay un chino tumbado boca arriba con la bici al lado. Estoy por hacerle una foto, pero en ese momento, se levanta, se sacude un poco el culote se monta en la bici y sigue para delante, como si fuese un robot. My godness !!


Si llegar a Fougeres se me hizo largo, Villaines ya ni te cuento. A este paso me amanece antes de llegar. En fin, no queda otra que seguir. Ahora ya voy solo el resto del trayecto hasta que por fin llego al control de Villaines.

Son las 5 de la mañana cuando llego a VILLAINES-la-JUHEL (km 1008). Una vez pasado el km 1000 uno cree que lo que queda es ya poca cosa y efectivamente es poco cosa pero se hace largo. Al no haber parado a dormir en Fougères, decido que aquí me tomo un chocolate caliente y aprovecho para echar un sueñecito tumbado en el suelo hasta que amanezca. Dicho y hecho.



Menos mal que alguien me toca sin querer y me despierto, porque había caído como un tronco. No he llegado a dormir una hora pero me viene bien. Ahora queda ya solo camino con luz del dia.

Empieza a amanecer. La reanudación cuesta, dos controles mas y me planto en París. Se que lo voy a conseguir pero la verdad es que estos últimos 600km no los estoy disfrutando. Solo quiero llegar.

Hay algunos que eligen unos sitios muy chulos para echar una cabezadita. Espero que no le despierte el camión de la basura.



El GPS ya me dice que necesita una recarga pero he agotado los cargadores externos, asi que lo apago y como las indicaciones siguiendo las flechas son claras, no tendré problema. Lo malo es que no tendré grabado todo el track en el GPS. El móvil también está en las ultimas, lo tendré que cargar en el siguiente punto cuando llegue, si hay algún enchufe disponible.

En el camio hacia Mortagne, hay unas cuantas rectas interminables que se pierden en el horizonte pero con terreno picando hacia arriba. Esto es coco, mucho coco. No pasa nada, ya llegaré al final. Y sí, claro que llegas, pero cuando llegas al final aparece otra todavía mas larga. Ufff, que odisea…



Al llegar a un alto antes del pueblo de Mamers veo que hay uno de esos puestos que ponen amablemente los residentes. Está a la entrada de un chalecito muy chulo. No tengo por menos que parar. El tio ofrece café, bollos, madalenas, frutos secos, agua, incluso a una chica que ha parado antes la ofrece su casa para ir al servicio. Y todo ello por el amor al arte, o mejor dicho por el amor al cilcismo, porque el buen hombre aunque solo habla en francés, pero intenta decir que el ya ha hecho esta marcha varias veces y que ahora que no puede, le gusta ayudar a los participantes. Que grande!!!

De Mamers a Mortagne quedan 30km, pero a la media que estoy sacando en estos tramos no cunde y se hace largo. Ganas me dan de parar cada vez que veo uno de estos sitios por los pueblecitos por los que paso.



Llego como puedo hasta MORTAGNE-AU-PERCHE  (Km 1089) a las 11:03. Me digo ami mismo, venga, que ya son solo 140km y está hecho. Llevo algo mas de 64 horas desde que salí. Tengo hambre por lo que decido comer aquí, asi mientras tanto puedo cargar el móvil en un enchufe que encuentro libre y luego podré seguir enviando wasaps y comunicarl a Jose Carlos y Esther la hora de llegada a Paris para que les de tiempo a ir a meta.

Quizás el peor tramo de todos es el que hago hasta Dreux. Son 76km pero después de comer, con el cansancio acumulado, ni siquiera el mantra que me impongo me ayuda a minimizar los pinchazos que ahora de vez en cuando me dan en la rodilla. Y es que cuando amaga el pinchazo tengo que parar si o si.



Aunque a estas alturas la gente ya va bastante castigada siempre hay algún grupillo que pasa como si acabase de empezar. O al menos eso me parece a mi. Sera la relatividad.





Este tramo no le hicimos a la ida, estamos volviendo por un bucle. La verdad que aunque la ruta es de ida y vuelta, hay pocos momentos que eres consciente de que has pasado hace unas cuantas horas antes por allí. La velocidad media en los últimos tramos ha caído por debajo de 20km/h. Jodeeerrrr.

Dreux, Dreux, Dreux, please que aparezca ya.  Ufff, por fin entro en DREUX (Km 1166) a las 16:02. Aquí, desde el sellado del libro de ruta hasta el restaurante hay que andar un poco. Me quito las zapatillas porque ya también noto las plantas de los pies doloridas. Que alivio, el andar por la hierba sin zapatillas.

Bocata de pate, dos coca colas y un plátano antes de enfilar rumbo a Paris. Calculo que los 64km que me quedan si los hago a 20 de media, serán 3 horas mas o menos. Cuanto antes salga antes llego. Al iniciar la marcha pregunto a un motorista si hay desnivel en este último tramo y me pone carita de que si. Me hunde en la miseria. :-(

Por momentos y antes de que lleguen los repechos me olvido del dolor y me engancho a un grupo que va rápido. Después de unos 20km y un par de subiditas decido soltarme a ver si por forzar no voy a termnar.  Cada vez veo mas grandes las flechas hacia Paris. Será ilusión óptica??



Como he mejorado la media en estos ulitmos kilómetros, me dejo llevar a partir de aquí, para intentar llegar justo alrededor de las 20h que es cuando les había dicho a JC y Esther. En cada pueblo y urbanización por las que paso, me van animando como si fuese el primero, “Allez, Allez, Allez, Felicitacion”….  Bueno, bueno que no he llegao, jajaja.

Arrivé 20km. Arrivé 15km. Arrivé 10km.. Tengo la impresión de no avanzar. Ademas no veo el velódromo por ningún sitio y eso que el camino ahora si es practicamente el mismo que el de la ida. Pues no me acuerdo de nada.

Por fin entro en la zona que rodea la zona deportiva, alguno me pasa casi esprintando, que ganas tiene todo el mundo por llegar. Curva izquierda, curva derecha y ya veo el velódromo.



He soñado despierto con este momento porque pensé que nunca llegaría. Quiza asi lo voy a saborear mas que si no hubiese tenido problemas. Ha costado, pero al final he podido terminar.

                 OUI, OUI, OUI, JE SUIS ARRIVÉ A PARIS. 


Hubiese estado bien poner la meta en el interior del velódromo. Habría quedado mucho mejor que quedarte en la inmediaciones sin arco de meta y con solo el pitido del chip. Pero eso ahora no importa. Enseguida veo a Esther y Jose Carlos que han venido a recibirme. Se agradece mucho tener a alguien en la meta esperando tu llegada y que te de un abrazo de Enhorabuena. Muchas gracias amigos.


El sello final en SAINT QUENTIN EN YVELINES  (Km 1230) me lo ponen a las 19:57. Total 73h01m. Ahora el tiempo importa poco, lo importante es saborear la llegada, la consecución del objetivo y el poder compartirlo con los amigos. 

GRACIAS A TODOS.  ALLEZ, ALLEZ, ALLEZ.

Hago fotos del libro de ruta con los sellos, porque el libro se lo quedan ellos para validarlo y luego enviarlo por correo.



Estas son las pruebas reales y significan mas que una medalla o un maillot que los puede comprar cualquiera antes de la prueba.


El registro final y completo que se pudo seguir online es este:



Victor acabó en 70h45m,  Diego y Eugenio en 63h40m (Muy buen tiempo), Ivan en 88h30m y Javi y Alex en 64h05.  Enhorabuena a todos y gracias por todos los momentos antes, durante y seguro que despues de la prueba.


SENSACIONES Y VALORACIONES.

Despues de terminar y pasados unos días, las secuelas han sido, una tendinitis en la rodilla izquierda, heridas y ampollas de consideración en el trasero que han durado mas de 10 dias hasta que han cicatrizado, hormigueo y sensación de insensibilidad en dedos de las manos y los pies y lo peor de todo la sensación de no haber disfrutado del todo. Pese a ello, estoy contento por acabarla y por la capacidad de sufrimiento que en momentos he tenido. Esto hace que me quede una espinita clavada y ya hay que ir pensando en una Londres Edimburgo Londres para el 2017 con unos 1400km de nada. C’est la vie.


Si has llegado a leer toda la crónica, enhorabuena y muchas gracias por tu interés.

Un saludo a todos.

JOTAELE

13 comentarios:

javier montero dijo...

Grande Vivillo

Eduardo García López dijo...

Me he emocionado leyendo el blog.
Enhorabuena!

Mario dijo...

Que grande que es mi padre!! Invencible ;)

Jesús dijo...

felicidades.

Jotaele dijo...

Ahora si se me salta alguna lagrimilla. Muchas gracias hijo.

Anónimo dijo...

Espectacular. Me duelen patas, culo y espalda sólo de leerlo.

Un abrazo, máquina.

Marcos.

Santiago dijo...

Impresionante JL!!!

Confieso que me esperaba un "ligero" truño pero para nada. Dos cosas me han sorprendido: una, los bólidos. Si me apuntara alguna vez, que no es el caso, sería en uno de esos. Y, dos, la media de 20 kms/h de la parte final y los 17 kms/h del global. Creo que este dato, por si solo, lo dice todo

Así que enhorabuena. Estás bastante más zumbado de lo que calculaba :-(

Chema dijo...

No lo dudes, Mario

Chema dijo...

Mucha capacidad de sufrimiento, JL. Llevarte al límite te hace ver que ese no era el limite; aunque me da la sensación que del límite al abismo, solo hay un pequeño paso.

Jose Carmona dijo...

Completisimo y documentado relato, transmites parte de la vivencia, porque dudo que se pueda llevar a un papel una experiencia de vida como esta, enhorabuena campeón

Javi Latre dijo...

Estoy impresionado y emocionado. Fantástica aventura que hemos tenido la suerte de poder vivirla de cerca en directo y ahora gracias a u crónica. Enhorabuena!!!

Jotaele dijo...

Gracias a todos por los comentarios. :-)

ivgobe dijo...

¡¡¡Que Bueno J.Luis!!! Me he emocionado, de verdad. No lo había leído hasta ahora. Lo estaba leyendo con tanta tensión que casi aplasto el ratón. Y eso que ya sabía el final.
¡Enhorabuena!